El mouse y su mecanismo de trabajo


Dando la vuelta a nuestro mouse podemos ver de que tipo es.

Dando la vuelta a nuestro mouse podemos ver de que tipo es.

El mouse es un dispositivo de entrada de datos que dispone de una serie de mecanismos para que pueda realizar su trabajo de manera óptima, y lo clasificaremos de la siguiente forma:

Ratones mecánicos: Están fabricados con una pequeña esfera de plástico o de goma que sobresale por la parte inferior del mouse y sirve para hacer girar dos ejes que generan pulsos en respuesta al movimiento que se realiza sobre la superficie, los circuitos en su interior cuenta los pulsos y los envía a la computadora que por medio del sistema operativo los procesa e interpreta.

Ratones ópticos: Para este sistema ya no se necesita de la esfera de goma que tenía el problema de acumulación de suciedad, en este caso se hace uso de un sensor óptico que ofrece un límite de 800 puntos por pulgada de reconocimiento, este sensor se encarga de fotografiar la superficie por donde se desliza el mouse y detectar las variaciones para determinar si ha cambiado su posición, el único defecto de este sistema es que en superficies brillantes el puntero realiza movimientos inusuales sobre la pantalla haciéndose necesario la utilización de una alfombrilla u otra superficie que no sea brillante o que posea colores que puedan confundir la información luminosa devuelta.

Ratones láser: Este mouse es más sensible y por lo tanto más preciso, se aconseja su uso en diseñadores gráficos, al igual que el óptico su funcionamiento es a través del deslizamiento y variaciones detectadas pero esta vez en lugar del haz de luz de tecnología óptica utiliza un láser con resolución mayor o igual a 2000 puntos por pulgada.

Ratones trackball: Cuando diseñaron este mouse se basaron en la idea de que el movimiento de puntero se debería hacer solamente en la pantalla y no en la superficie donde se coloca el dispositivo y por ello colocaron una bola en la parte superior adaptándola para que se pueda mover con el dedo pulgar sin necesidad de mover el mouse con toda la mano, reduciendo esfuerzo y espacio. Ergonómicamente pareciera ser una excelente solución para aquellos que padecen de dolores de brazos y hombro por el movimiento que se realiza aunque no ha terminado de calar en las personas, actualmente su uso al parecer se ha limitado en la informatización de la navegación marítima.